Buscar

No te preocupes.

Actualizado: 30 sept 2020

Como todos los sábados, el pasado 08/22/2020 nos reunimos con el grupo de jóvenes con el propósito de estudiar la Palabra de Dios, y pasar un buen rato juntos.



El Pastor Erasto inició el estudio contándonos una historia sobre una relación que tuvo cuando era más joven. Nos contaba que estaba enamorado de la chica más linda de la escuela y él estaba muy preocupado porque no sabía si ella quería salir con él y eso le aterraba. El nos contó que no estaba listo aún para tener una relación con alguien y cómo no podía hablar con sus padres debido a que ellos no le dejarían salir con la chica, tuvo que acudir a Dios y contarle sobre sus preocupaciones.

Como al Pastor Erasto le gustaba tanto esta chica el le dijo a Dios qué si hacía que ella le invitara a salir a cambio Erasto iría a la iglesia y oraría más. El acudió a Dios porque necesitaba a alguien que hiciera lo imposible. Al pasar el tiempo Dios le respondió y le dijo que ella no era la chica indicada, pero aún así Dios le dio a Erasto lo que quería, la chica lo invitó a salir y Erasto decidió no hacerle caso a Dios cuando le dijo que ella no era la indicada.


Erasto y la chica siguieron saliendo, pero luego de un tiempo, Erasto se dio cuenta de que la joven estuvo saliendo con más personas, eso provocó que esta fuera una mala experiencia y por esta razón fue que Dios le dijo que ella no era la indicada. Erasto puso sus preocupaciones en Dios, Dios le respondió, pero Erasto no escuchó.

Luego de esta historia leímos el libro de Lucas, capítulo 10 y los jóvenes interpretaron la historia de Marta y María, que habla sobre cuando Jesús fue a la casa de Marta y María, María se sentó a los pies de Jesús a escuchar sus enseñanzas y Marta estaba distraída tratando de servirle, Marta en vez de enfocarse en Jesús y sus enseñanzas dejó que sus preocupaciones la distrajeran.

Marta estaba tan agitada porque tenía muchas cosas que hacer y quería que María le ayudara, su verdadera preocupación era que María no le estaba ayudando y que estaba a los pies de Jesús, pero Jesús le dijo a Marta que estaba turbada por todas las cosas que tenía que hacer y que lo único necesario era prestarle atención, escuchar sus enseñanzas y exactamente eso fue lo que María escogió.



En conclusión, en este día aprendimos que no debemos de preocuparnos por nada porque Dios puede hacer lo imposible, a veces dejamos que la preocupación por lo que los demás están haciendo nos quite la mirada de Dios, tenemos que escuchar Dios y no dejarnos agobiar por nuestras preocupaciones diarias porque Dios tiene el control de todo y no podemos quitar la mirada de nuestra meta que es Jesús.


Gracias a Maria por las donaciones!




- Maxlyn Jiménez.

15 visualizaciones0 comentarios